Examina el Color de la Piedra Preciosa

Lunes, 15 Septiembre   

Cuando compres piedras preciosas ponle especial atención al color. A diferencia de los diamantes, las piedras preciosas tienen densidades diferentes, haciendo inútil el pesaje en quilates como medida exacta del tamaño (para determinar el tamaño, mira el diámetro, longitud y ancho medidos en milímetros). En otras palabras, una piedra de color con peso ligero puede ser más costosa que una más pesada. También, el color de las buenas piedras puede ocultar mejor las inclusiones que los diamantes. Debes mirar tres aspectos del color:
* Matiz : el matiz es el color único de la piedra preciosa. Mientras casi todas las piedras tienen algunas sombras de otros colores, las piedras más valiosas presentan el matiz más puro: rubíes rojos, esmeraldas verdes y zafiros azules o rosados.
* Tono : el tono es la profundidad del color de la piedra preciosa, de incoloro a negro. El tono esta descrito por una escala que va de claro a medio y a oscuro. Las piedras más valiosas van en un rango que se extiende desde medio-claro a medio-oscuro.
* Saturación : la saturación es la pureza del color en todas las partes de la piedra preciosa. Se dice que una piedra libre de matices grises o marrones, está fuertemente saturada y es más valiosa que una piedra con saturación inferior. La saturación, a menudo, determina el tallado de una piedra preciosa. El tallado de una piedra de alta calidad reparte el color en todas las partes de la piedra y exhibe las inclusiones menores.

Las piedras con un color saturado profundo, se ven mejor y son más valiosas con un tallado superficial que permita un color brillante y consistente. Una piedra con menos saturación de color debe ser tallada más profundamente para permitir que destelle más luz en la piedra. La simetría (el equilibrio de las facetas de la piedra) y el pulido (la suavidad superficial de una piedra) también afectan al brillo y pueden aumentar o restarle valor.